17 de febrero de 2018

Entrevista a nuestra Pregonera, María Dolores Muñoz "May"

May
Sin duda, la base de nuestra Semana Santa está forjada de juventud; una juventud cofrade que con empuje apuesta por la tradición religiosa que nos lleva a vivir con intensidad la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Una tradición que envuelve a Úbeda en la religiosidad, la devoción y por supuesto en la vida cofrade, durante los trescientos sesenta y cinco días del año.
Nuestra Hermandad tiene la suerte de tener ese empuje de juventud, que garantiza la renovación. Un empuje que, ayudado por la devoción a la Virgen María en su advocación de Gracia, hace que cada Lunes Santo sea eterno, pues el compromiso de nuestros hermanos más jóvenes, da vida más allá del farol, de la lira o de la trabajadera.
Fruto del incesante trabajo y de ese río de ideas que fluye del Grupo Joven, nace el Pregón de la Juventud Cofrade. Un Pregón al que le ha puesto voz: Alfonso Donoso Barella, Rafael Martínez Redondo o Daniel Madrid Pastor y que este año si Dios quiere, lo hará una de las personas impulsoras de una realidad, nuestro Grupo Joven “Jóvenes con Gracia” María Dolores Muñoz de Dios, conocida en nuestra Hermandad como May.

Nos interesa mucho saber, las opiniones de una persona joven, cofrade de la cabeza a los pies y que por su juventud no está “contaminada” por los prejuicios cofrades.

Buenas tardes May. Una pregunta obligada en Úbeda ¿De qué cofradías eres y por qué?

Muy buenas tardes, en el momento en que nací mi padre me apuntó a la Cofradía de la Oración en el Huerto, a la que por tradición familiar pertenecemos prácticamente toda mi familia paterna. Cuando tenía alrededor de 6-7 años y con el vínculo que mi padre tenía con nuestra Hermandad, al ser el capataz de la virgen, le pedí que me apuntase. También he pertenecido a la Cofradía del Resucitado, a la cual me apuntó mi padrino tras nacer.

Hablemos de Semana Santa ¿Cómo ves el futuro de nuestras Hermandades?

Totalmente asegurado. Cada vez es más fuerte el vínculo de la juventud y no sólo eso, sino el papel y la confianza que se le está dando a los jóvenes de nuestras Hermandades. Cada vez es más frecuente su participación en la vida de Hermandad, algo que considero positivo en todos los aspectos.

¿Crees que con el paso del tiempo, se ha perdido la identidad de la Semana Santa de Úbeda?

No. La identidad de la Semana Santa de Úbeda es propia, es diferente, es especial y en una palabra, es ÚNICA. Por cuestiones profesionales vivo en Sevilla desde hace 3 años y aunque es la ciudad por excelencia de la Semana Santa, reconozco que no he llegado a sentir ese gusanillo, esas ganas y ese hormigueo que se vive cada domingo de ramos al escuchar a la banda del borriquillo…

El papel de los jóvenes es fundamental en nuestras Cofradías, pero, ¿Crees que se puede hacer algo más? ¿Crees que están lo suficientemente valorados?

Siempre se puede hacer más y es probable que en ciertas ocasiones una “corta” edad suponga que la atención y disposición ante determinadas actuaciones se vea reducida. No obstante, las cofradías ganan cuando los jóvenes ejercen su papel. El ímpetu de la juventud, las ganas, la ilusión y el desarrollar tu propio libro de vivencias de Hermandad, es algo que a las cofradías refuerza; desde mi punto de vista creo que hay que saber compaginar junto con la experiencia y la calma de las personas que ya tienen un “rodaje” cofrade. Uno sin lo otro haría que no existiese un equilibrio y sería una muestra de anclaje donde se pondría de manifiesto que las cofradías se estancan.

Hablemos del pregón ¿Cómo será?

Intentaré que sea como yo: Sencillo, directo, dulce, tradicional, íntimo… y por supuesto que todos los que han formado parte de los 10 años de Jóvenes con Gracias lo sientan como suyo.

¿Sorprendida por esta responsabilidad? ¿Qué se te pasó por la mente cuando recibiste la noticia?

Me sorprendió, pero me encantó recibir la llamada y la propuesta. Me emocionó y me puse nerviosa, pero me ilusionó mucho por diferentes motivos: me sentí privilegiada y viva dentro de la hermandad.

Siendo una de las personas impulsoras del Grupo Joven ¿Qué supone para ti, pregonar la vida de los jóvenes en nuestra Semana Santa?

Supone un reto, una responsabilidad y una manera de encontrarme conmigo misma. Mi cofradía y la Semana Santa de Úbeda han marcado mi día a día a lo largo de toda mi vida y en todos los acontecimientos y situaciones personales que he vivido, siempre he estado unida a mi cofradía y a la gente que está dentro de ella, que al final termina siendo tu familia.

Supone también echar la vista atrás, reflexionar, mirar de donde vienes, hacia donde vas y donde te encuentras; pero también dónde se encuentra tu sentimiento cofrade, y te das cuenta de que por muchos kilómetros que te separen de tu hogar y tu “sitio”, al final la distancia es sólo una palabra; hay vínculos que te mantienen siempre cerca.

Que se acuerden de ti para ser pregonera por la trayectoria que he tenido hace que te des cuenta de todo lo conseguido; del esfuerzo, de las dificultades que nos encontramos al empezar y de todo lo que ha transcurrido pasados 10 años.

¿Te has arrepentido en estos últimos días de haber aceptado tan importante reto?

Jamás. Aunque reconozco que ahora que se aproxima, no hay día que no le de vueltas al día del pregón. Es una sensación extraña, deseo que llegue el día, pero en realidad, me hace tan feliz y es tal el orgullo que tengo en esta etapa de reflexión, que no quiero que los días pasen, quiero que perdure la sensación de orgullo a mi Hermandad y quiero que este pregón que nació por iniciativa de nuestro Grupo Joven, cada año se ponga más en valor y las personas puedan ver y darle la importancia y el significado que tiene.

Teniendo en cuenta a tus predecesores en esta tarea ¿Qué dirás que no se haya dicho ya de la Semana Santa de Úbeda?

Han puesto el listón muy alto. Mis predecesores son grandes personas, inigualables e insuperables. A cada uno de ellos me une algo diferente y especial, pero probablemente, de lo que menos se hable sea de Semana Santa… quiero que el enfoque sea otro, inevitablemente lo que rodea es la semana de pasión, muerte y resurrección, pero quiero destacar el papel del trabajo en equipo, el trabajo que nadie ve, y lo que es más importante, lo que mueve la devoción lejos de protagonismos. Quiero trasladar ese impulso que te da la juventud, cuando tu cofradía es la que da rienda a tu vida.

¿Qué influencias tendrá tu pregón? ¿En qué o en quiénes te has inspirado para que fluyan las palabras?

Sin duda y para todo aquel que me conoce, tendrá una influencia familiar, personal y emotiva desde la sencillez y reconozco que el primer día que comencé a pensar en cómo desarrollar el pregón, lo único que hice fue llorar, pero no por tristeza, sino de emoción. Es imposible no acordarme de mi padre en cada palabra que escribo o en cómo llegué hasta aquí. Pero también tengo que decir, que son muchas las personas en las que pienso cuando estoy frente al ordenador; las personas que han hecho que mis vivencias hayan sido posibles dentro de la vida de Hermandad, los miembros del grupo joven desde su inicio, las personas que han pasado por la Junta de Gobierno…

Seguro que irá dedicado a alguien ¿Nos lo podrías decir?

Siendo sincera, ni siquiera me había parado a pensarlo, pero, creo que la dedicación se dividirá en dos dimensiones: Cielo y Tierra.

En el cielo a mi padre, por ser el que me hizo vivir mi primera experiencia cofrade, quien me dejó volar para que siguiese su camino y quien se que ese día sentiré a mi lado.

En la tierra se lo quiero dedicar a cuatro personas que han marcado mi vida: En primer lugar a mi hermano, porque a pesar de no vivir la semana santa con la misma intensidad que yo lo hago, se que en su interior cuida lo que nos mantiene unidos a mi padre.

A mis sobrinos, con los que quiero compartir los sentimientos que me mueven cada Lunes Santo.

A mi madre, por mantener vivas las tradiciones de casa y seguir haciendo que todo sigue igual que siempre.

Y a mi padrino, mi tito Paco, porque aunque nunca se lo he dicho, para mí es un pilar cofrade, el que me lleva al pasado, el que me recuerda la niña que fui, quien habla desde el corazón y al que me encanta escuchar no sólo por lo que me dice, sino por ser quien pone voz y consigue calmar mi deseo de compartir de padre a hija los momentos cofrades

Y ahora toca hablar un poco de ti, pero tranquila, no te voy a poner en ningún aprieto. En tu vida personal ¿Qué supone para ti ser de la Virgen de Gracia?

Es tanto lo que supone que no se describirlo con palabras. Es un valor que va conmigo, un sentimiento que a mí, en particular me identifica. Supone la continuación de mis tradiciones. Ser de la Virgen de Gracia supone para mí ir en una misma dirección con cientos de personas con quienes comparto lo que veo en ella cada vez que la tengo enfrente.

Dime un color.

Azul. Sin lugar a dudas. El azul va conmigo a todos sitios. Me representa, me gusta y me identifica. Como anécdota, hasta la portada de mi tesis doctoral la hice en color azul y blanco. Es la señal de que sigo siendo yo en cada cosa que hago y que para mi es importante.

Un momento cofrade.

Tengo muy diferentes…

Uno divertido: Cuando la primera cuadrilla de costaleros del concurso de procesiones infantiles “tiró” la cruz que portaban en las andas tras la levantá que hicieron en la puerta de la Iglesia de Santa María. Sus caras de ilusión, mezcladas con asombro y cansancio tras volcar la cruz pusieron en alza la fuerza que hicieron; en el momento nos supuso una preocupación, aunque fue imposible evitar reírnos

Uno emotivo: La lluvia de pétalos que preparamos e hicimos en la puerta Graná al paso de nuestra virgen

Uno íntimo: Encender las velas con nuestro Hermano Mayor, Santi, en la Iglesia de San Pedro, solos en la Iglesia esperando la llegada del Paso de la Sentencia cuando hacíamos los encuentros con las Hermandades que pasaban por la que era nuestra

Uno de grupo: La Eucaristía donde realizamos el Hermanamiento de los Jóvenes con Gracia y Esperanza y las actividades de la I semana joven; sobre todo la gymkhana que preparamos en el Parque Norte y la realización de las carrozas para salir en la cabalgata de reyes

Un recuerdo.

Es difícil señalar sólo uno cuando llevo llenando 28 años de recuerdos…
La levantá que Santi y Rafa dedicaron a mi padre en la puerta de la iglesia de San Pedro. Yo llevaba el libro de reglas y al lado estaban los hermanos de la Oración en el Huerto quienes habían preparado una alfombra en el suelo con el escudo de las dos cofradías en señal del Hermanamiento que habíamos hecho con los grupos jóvenes.

Si quieres añadir algo más, este es el momento.

Tanto mi cofradía como su grupo joven han aportado mucho en mi vida y con el paso del tiempo han ido tallando cómo soy, pero ahora han conseguido hacerme sentir especial, convirtiéndose en uno de los motivos de mi felicidad tanto para cerrar un año muy intenso para mí, como para empezar otro nuevo. Estoy feliz gracias a mis Jóvenes con Gracia y no quiero que pase el tiempo. No quiero que llegue el día 9 de marzo, quiero seguir disfrutando de este honor que aún se convierte en más importante cuando descubres que eres la persona en quien han pensado para poner voz a un pregón de la Juventud Cofrade que representa el décimo aniversario de la creación de “Jóvenes con Gracia”.

Pues ya hemos acabado. Te deseo lo mejor, que disfrutes de tu pregón y que Nuestra Señora de Gracia esté contigo en todo momento.

Por Antonio Barrionuevo

No hay comentarios:

Publicar un comentario