28 de mayo de 2012

Un domingo de Mayo...


Instantes de recogimiento antes del Rosario
Apenas el sol había empezado a calentar los tejados de las casas y en el interior de la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares ya se encendían las velas que iluminaban el bello rostro de Nuestra Señora de Gracia, vestida impresionante, una vez más, por las manos de su vestidor, Juan López Jiménez, para lucir en su Rosario de la Aurora.

Hermanos que acompañaron a María Llena de Gracia
A las 8 de la mañana, siendo testigos de ello los vencejos de la plaza Vázquez de Molina, los “gracieros” portaban a su Madre sobre los hombros para rezar los Misterios Gloriosos por las calles anexas a la Colegiata. Íntimos momentos para aquel que los vive, cargados de silencio y reflexión, y estampas hermosas con Nuestra Madre de Gracia iluminando las ensombrecidas calles de primeras horas del alba. El acto contó con la presencia del director espiritual de la Hermandad, Rvdo. D. Ignacio Damas López.

Fin del Rosario de la Aurora
A las 9:00 se cerraban las puertas del templo, con María Llena de Gracia descansando ya sobre el temporal altar de su capilla, y los hermanos de la Cofradía quedaban de nuevo citados a las 11:00 para celebrar Misa mensual de Estatutos, en la que la nueva Junta Directiva juró con Fé y en libertad los cargos que regiran y guiarán el devenir de la Hermandad durante los próximos tres años; nueva Junta Directiva que será presidida, una vez más, por D. Santiago Muñoz de la Torre, que para esta legislatura estará acompañado por D. Pedro Luís Bussión Ogallar, repitiendo en el cargo de Vice-Hermano Mayor y D. Antonio Manuel Medina Gómez que se estrena en la Administración de la Hermandad. Tras la celebración de la Eucaristía, que fue celebrada por D. Robustiano Gallego Muñoz, ayudado por el Grupo Joven de la Hermandad, los hermanos de la Cofradía ofrecieron el fruto del mes de mayo a su Virgen, a Nuestra Señora de Gracia.

La nueva Junta en el momento del juramento

Composición de la nueva Junta de Gobierno